Hermeticidad en vivienda: tan desconocida como necesaria

471

La hermeticidad en una vivienda es uno de los principios básicos que regulan el Passivhaus. Sin embargo, en la construcción actual no se tiene en cuenta y en la normativa técnica ha tenido que llegar el nuevo CTE para que se tome en consideración (por ahora sólo un poquito).

En este Post te cuento qué es la hermeticidad en una vivienda, por qué es necesario conseguirla y cómo hacerlo.

¿Qué es la hermeticidad en una vivienda?

La hermeticidad de una vivienda es la capacidad que ésta posee para que sus cerramientos NO sean atravesados por el aire. Cuando en una vivienda entra aire del exterior, a esta corriente de aire se le llama infiltración. Cuando esa corriente es desde el interior hacia el exterior, se le llama exfiltración.

Pues bien, en una vivienda HERMÉTICA, no existen las filtraciones de aire.

¿Qué son las las filtraciones de aire y por qué se producen?

Las filtraciones son corrientes de aire que entran o salen de una construcción de forma incontrolada.

Básicamente existen dos motivos por los que se producen:

  • Viento: generan una presión en la envolvente (normalmente en alguna fachada) y provoca una entrada de aire. Según el viento sea barlovento o sotavento, esta presión será positiva (sobrepresión) o negativa (depresión).
  • Flotabilidad: Cuando en una vivienda la diferencia de temperaturas ambiente es muy pronunciada, el aire más caliente sube y el más frío desciende. Esta diferencia de presión en el interior hace que el aire de la zona superior quiera «escapar» de la vivienda, mientras en las zonas inferiores se produce una succión del aire exterior.

Filtración vs Ventilación

No. Filtración y ventilación no son lo mismo. La diferencia está en el control.

Tanto filtración como ventilación son corrientes de aire, pero en la ventilación se puede controlar ese flujo (en mayor o en menor medida). En las filtraciones, NO. Clic para tuitear

¿Por qué es necesario ventilar una vivienda?

En una vivienda de 4 personas se generan al día, aproximadamente, 15 litros de vapor de agua. Esta humedad se produce por la respiración, por la cocción de alimentos, por las duchas, el sudor….

Además de humedad, también cedemos al ambiente CO2, COVs (Compuestos Orgánicos Volátiles), sustancias químicas (productos de limpieza, aparatos eléctricos, plásticos…), etc.

Todo esto hace necesario que en nuestras viviendas realicemos una ventilación de forma regular, con el fin de intercambiar aire viciado del interior por aire fresco del exterior.

Esta ventilación se puede hacer de varias formas:

  • Por medio de las ventanas. Hasta cierto punto, podemos controlar el flujo: cuanto más abramos las ventanas mayor será.
  • Por medio de aperturas en la carpintería o en las fachadas. Esta opción, aunque recogida en el CTE, no es recomendable. Lo único que podemos saber es por dónde se produce esta renovación de aire, pero no el flujo, puesto que dependerá del viento existente.
  • Empleando una instalación de ventilación mecánica controlada de doble flujo (VMC). Esta es la opción ideal. Podemos introducir aire en las estancias secas (dormitorios, salón, comedor…) y extraer el aire viciado en las estancias húmedas (cocina, baños y aseos). Podemos controlar el flujo en todo momento y, además, el aire entrante es mucho más limpio, puesto que accede a la vivienda a través de unos filtros especiales.

También existen opciones mixtas, que combinan las aperturas exteriores con una máquina de extracción o de impulsión.

Si la renovación de aire se produce a través de filtraciones, el aire entra por sitios que nosotros no podemos controlar. Además, es imposible decidir si realizar o no esa renovación, y mucho menos aún regular ese caudal de aire.

¿Cuáles son los beneficios de tener una vivienda hermética?

Evitar corrientes de aire

Tal y como se deduce de su propia definición, con una vivienda hermética evitaremos esas molestas corrientes de aire frío que en más de una ocasión hemos sentido. Aunque las notamos, sobre todo cuando estamos al lado de ventanas de corredera o de cajas de persiana antiguas, lo cierto es que se producen en muchos más sitios de los que nosotros creemos.

En el siguiente vídeo te muestro cómo se producen infiltraciones de aire a través de un enchufe:

Ahorro de energía

En invierno, las corrientes de aire provocan un enfriamiento de las estancias. La sustitución incontrolada del aire frío exterior por el aire caliente del interior hace que tengamos que echar mano de sistemas de calefacción para calentar ese aire nuevo.

Se estima que las pérdidas de calor en una vivienda común por culpa de las infiltraciones ronda el 20%.

Evitar condensaciones

Las zonas por donde entra el aire suelen coincidir, además, con zonas de puentes térmicos. Por lo tanto, son lugares de la envolvente más frías y muy propensas a producirse condensaciones o microcondensaciones en ellas.

Si esta condensación se produce durante varios meses, podrían llegar a aparecer mohos en la superficie.

Protección acústica

En efecto, el aire ayuda a propagar el sonido (y el ruido ;-)). En una vivienda hermética, el silencio es una de las cosas que más se nota con respecto a una vivienda no-hermética. Lo notamos mucho cuando instalamos unas ventanas buenas, con apertura batiente u oscilobatiente. Ese momento en el que giramos la manilla y la hoja se cierra de forma hermética contra unas juntas de goma. Se hace el silencio.

Esto sucede porque las ventanas son una de las zonas menos herméticas de las viviendas. Pero de eso te hablaré más adelante.

Evitar olores

Si eres capaz de adivinar qué está cocinando la vecina del primero a través del pequeño patio de luces, es que tu vivienda no es hermética. O eso, o es que te has dejado la ventana abierta.

Otra cosa sería que el olor te llegara a través de la extracción de la cocina, en cuyo caso tu vivienda seguiría sin ser hermética.

Si eres capaz de adivinar qué está cocinando la vecina del primero, es que tu vivienda no es hermética Clic para tuitear

Protegernos del gas Radón

El Radón es un gas radiactivo procedente del Uranio.

Su mayor concentración se produce en el subsuelo y, desde ahí, asciende a la superficie a través de los poros del terreno. El Radón puede penetrar en una construcción por múltiples vías: grietas en suelos, sumideros, espacios alrededor de las tuberías, juntas, etc.

Una casa hermética actúa como un escudo anti-radón, puesto que la hermeticidad sella cualquier vía de acceso a este gas radiactivo.

Además, cualquier rastro de radón en el ambiente interior (nada es hermético al 100%) sería expulsada hacia el exterior con la ventilación mecánica. Pero de la ventilación te hablaré en el siguiente apartado.

Hay que recordar que en el CTE 2019 existe ya un documento básico (DB HS6) denominado «Protección frente a la exposición al radón» de obligado cumplimiento.

Calidad del aire

Este es el punto clave.

En el anterior apartado te decía que la ventilación es necesaria, y ahora te estoy diciendo que la «gracia» de la hermeticidad es que no entre ni salga nada de aire.

Veamos. La cuestión es que sólo puede entrar aire si nosotros queremos que entre, con el caudal que nosotros queremos que entre y por dónde nosotros queremos que entre. Además, queremos que el aire sea lo más puro y limpio posible.

Esto lo podemos conseguir con la ventilación mecánica controlada (VMC). No, no es magia. Lo de la «magia» viene ahora. Porque si nosotros conseguimos cruzar el flujo de extracción de aire viciado-caliente (pongamos 20º) con el flujo de entrada de aire fresco-frío (pongamos 0º), pero sin mezclarlos, podemos conseguir pasar el 90% del calor de un flujo a otro. Así conseguiríamos meter aire fresco y filtrado a una temperatura de unos 18º. Sí, tal y como estás pensando, calentar aire de 18º a 20º es muchísimo más fácil (y económico) que calentarlo de 0º a 20º. Así que al final, no solo obtenemos aire limpio y fresco, sino también un gran ahorro en calefacción.

Esta máquina se llama intercambiador de calor. Si vas a construir, a reformar o a rehabilitar una casa, lo primero que tienes que introducir en tu presupuesto es una máquina de VMC con intercambiador de calor. Sí, antes de pensar en el hormigón o en ladrillos, piensa en tu salud y la de tu familia. Si no te lo puedes permitir, prescinde de otra cosa, pero no de esto. Además, a día de hoy, no son muy caras y su consumo es irrisorio, porque no deja de ser un ventilador (la última que he instalado consume 90 W a plena potencia).

Resumiendo mucho, los grandes beneficios de la #hermeticidad son 3: #Salubridad, #Confort y #EficienciaEnergética Clic para tuitear

¿Cómo se puede conseguir que una casa sea hermética?

Aquí radica la complejidad. Los Arquitectos son los encargados de definir en el Proyecto cómo hacer que tu vivienda sea hermética. Durante la construcción, será la empresa constructora con la supervisión del Aparejador -y, en menor medida, del Arquitecto- los que velen por que esta hermeticidad se consiga.

No es nada fácil conseguir una casa hermética, y tampoco es sencillo explicarlo en un blog. He recibido varias horas de formación en varios cursos, y resumirlo en un post es imposible, pero quiero que por lo menos te quedes con algunas ideas fundamentales.

La regla del lápiz

Para conseguir la hermeticidad en Proyecto se usa la regla del lápiz. Esta regla consiste en que en un plano de cualquier sección de la vivienda podemos dibujar la capa de hermeticidad sin levantar el lápiz del papel (más adelante verás una imagen aclaratoria).

Materiales herméticos

Para llevar a la realidad la regla del lápiz, tenemos que construir con materiales herméticos, sin olvidarnos de que la unión de estos materiales también debe ser hermética.

Ejemplos de materiales herméticos:

Materiales de construcción

  • Revestidos interiores, como pueden ser enlucidos de yeso o de cal. Con 15 mm ya conseguimos la hermeticidad. Hay que tener cuidado en las uniones con otros materiales y tratarlas, como pueden ser pilares metálicos, porque una fisura en este revestimiento echaría por tierra nuestra hermeticidad.
  • Tableros de viruta de madera (OSB). Tienen que ser de «clase 4». Tienen la ventaja de que podemos atornillar encima sin perder la hermeticidad (siempre que no taladremos todo el espesor).
  • Hormigón. Con un espesor de 10 cm (hay quien dice que 5cm es suficiente) ya conseguimos una capa hermética.
hermeticidad en viviendas
De izquierda a derecha: regla del lápiz; unión de panel OSB y hormigón en suelo con cinta especial; y unión de OSB y muro de hormigón con cinta especial (imágenes de www.siga.swiss)

Materiales especiales

  • Láminas. Se emplean cuando no tenemos revestimientos estancos al aire.
  • Cintas especiales. Sirven para unir materiales herméticos. Por ejemplo, si tenemos un panel OSB en pared y hormigón en el suelo, debemos unir el encuentro mediante cintas especiales. Si no lo hacemos, o si usamos una cinta que no es adecuada, el aire se filtrará por ese encuentro.
  • Membranas líquidas. Especialmente útiles para los encuentros entre la envolvente y tubos de instalaciones. Sí, sí, es necesario que los pases de los tubos de instalaciones se hagan de forma individual y todos muy bien sellados.
De izquierda a derecha: unión de ventana con pared de ladrillo que va a recibir un enlucido de yeso; colocación de la lámina de hermeticidad; sellado hermético de viga mediantes cintas especiales; y sellado de tubo con cinta especial (imágenes de www.siga.swiss)

Encuentros delicados

En la imagen anterior se pueden observar varios detalles:

Las ventanas sí son herméticas (siempre y cuando posean una clase de hermeticidad como mínimo de 4) pero necesitan una unión hermética con otro material hermético, que en este caso será el yeso que se va a proyectar sobre el ladrillo cerámico existente. ¡Ojo! La espuma de poliuretano no es hermética (puede serlo en el momento de la ejecución, pero con el paso de los años dejará de serlo); la madera de los recercados no es hermética (la madera laminada sí, pero la maciza no, porque tienda a agrietarse); y el encuentro entre estos materiales con otros, como la carpintería o el ladrillo, tampoco es hermética. Por lo tanto, debemos unir la carpintería con el yeso con cintas especiales.

Si tenemos un trasdosado aislante como el de la imagen, podemos colocar una lámina de hermeticidad. En este caso se está pegando a los perfiles galvanizados empleando una cinta de doble cara. Esta lámina puede funcionar también como barrera de vapor, por lo que debemos colocarla en la cara caliente de nuestro cerramiento, para evitar condensaciones intersticiales. También debemos tener cuidado al agujerearla, puesto que cada pase de tornillo nos genera un hueco que se debe tratar (existen cintas especiales para ello).

Tal y como hemos dicho anteriormente, los tubos se deben sellar adecuadamente. También las vigas. En la siguiente imagen, veremos cómo sellar diferentes tubos con una membrana líquida.

Membrana líquida aplicada a pases de diferentes instalaciones (imágenes de www.blowerproof.es)

¿Cómo saber si nuestra casa es hermética?

Esto es lo mejor de todo, porque se puede medir. Existe un ensayo no destructivo que se llama Blower Door Test (ensayo de puerta soplante) con el que podemos calcular la hermeticidad de una vivienda o de un local.

Resumiendo mucho, el ensayo consiste en colocar un plástico que cubre toda la puerta de entrada. En este plástico existe un agujero redondo, en el que se coloca un ventilador calibrado.

A través de ese ventilador se insufla aire en la vivienda (sobrepresión) para después sacarlo (depresión) con una fuerza de 50 Pascales. Esta presión equivale, aproximadamente, a un viento de 35 km/hora. Lo que calcula este ensayo son las renovaciones que la vivienda tendría en una hora si la presión de 50 Pa fuese constante.

Por ejemplo, en una vivienda de 100 m2 con una altura libre de 2,5 m el volumen es de 250 m3. Si el resultado del Test fuese de 2 ren/h querría decir que en esa vivienda y a esa presión, en una hora se renovarían 500 m3 de aire. Es decir: tooooodo el volumen de aire contenido en esa vivienda sería sustituido por otro cada media hora.

Eso sí, ese aire no se renovaría de forma uniforme, puesto que las filtraciones no son controladas, por lo que habría zonas en las que el aire se sustituya 10 veces (por ejemplo) por cada vez que se renueve 1 en otras.

Ensayos que complementan el Blower Door Test

Existen otras pruebas que se complementan a la perfección con el blower door test.

Cámara termográfica

La termografía es una técnica mediante la cual a través de una cámara (similar a una cámara de fotos o un teléfono móvil) se consiguen imágenes que reflejan las diferentes temperaturas de las superficies según colores.

Si capturamos imágenes termográficas al tiempo que hacemos el blower door test, las superficies de entrada de aire estarán aún más frías que en condiciones de uso normal, por lo que se pueden apreciar mejor estas zonas mal ejecutadas.

Máquina de humo

Se trata de un pequeño aparato que echa humo (como ya te habrás podido imaginar). Si usamos esta máquina desde el interior, cuando el blower door está metiendo aire, podemos saber por qué lugares se producen las filtraciones, puesto que el aire saldrá al exterior.

Funciona especialmente bien en el contorno de las carpinterías exteriores, puesto que desde dentro, a través del vidrio, se puede ver como sale el aire.

blower door test con termografia y maquina de humo
De izquierda a derecha: blower door test; termografía combinada con blower door; y máquina de humo combinada con blower door (Imágenes de www.arrebolestudio.com)

¿Qué resultados son «normales»?

Una vivienda común, proyectada y construida sin prestar atención a la hermeticidad (de las de toda la vida, vamos!) daría un resultado aproximado de 7 renovaciones por hora. Esto dependerá de varios factores, pero para tener una orientación nos puede servir.

En España, la normativa técnica existente es el Código Técnico de la Edificación (CTE) y, dentro de este, la eficiencia energética se regula en el Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE). Este documento ha sufrido una modificación muy importante en diciembre de 2019, y las exigencias para cumplirlo se han incrementado.

Por primera vez, se habla de hermeticidad y nos exige medirla -mediante el blower door test- o calcularla -mediante una fórmula que se especifica en el anexo H de dicha normativa- para que cumpla unos máximos.

Eso sí, en los valores límite han sido muy laxos (opinión personal-profesional: no se han querido meter en berenjenales y lo han dejado para una nueva actualización de la norma). Aún así, el hecho de recogerla en la norma ya es un avance.

El CTE DB-HE 2019 habla de hermeticidad, y nos exige medirla (mediante el blower door test) o calcularla (mediante una fórmula) para que cumpla unos máximos. Clic para tuitear

Exigencias según el DB-HE del CTE

Los valores límite de la hermeticidad recogidos en el DB-HE vienen expresados según la compacidad de la vivienda.

La compacidad es la relación entre el volumen habitable y la superficie que ocupa toda la envolvente de la vivienda. Cuanto menor sea la superficie de esta envolvente, mejor, porque habrá menos superficie por la que perder calor (o frío si es en verano).

  • Si la compacidad (V/A) es menor o igual a 2, el número de renovaciones por hora (n50) no debe ser mayor a 6.
  • Si la compacidad (V/A) es mayor o igual a 4, el número de renovaciones por hora no debe ser mayor a 3.
  • Si la compacidad (V/A) está entre 2 y 4, el valor límite de renovaciones por hora se calculará por interpolación.

Para que tengas una orientación, en la mayoría de los casos la compacidad será inferior a 2, por lo que n50 <6. Como podéis comprobar, la exigencia no es mucha, teniendo en cuenta que una vivienda cualquiera, a día de hoy, rondará ese valor.

Exigencias según el Stantard Passivhaus

Una vez más, y ya son varias en este Blog, vuelvo a echar mano del Passivhaus.

Es standard Passivhaus se rige por 5 principios básicos, en base a los cuales se consiguen viviendas de consumo de energía casi nulo. Uno de estos 5 principios es la hermeticidad.

El valor límite para cumplir con el standard es n50=0,6.

Como te lo cuento. La exigencia en 10 veces mayor (de 6 a 0,6 ren/h) y eso que el inicio del Passivhaus data de los años noventa. Puedes tener la mejor vivienda del mundo en términos energéticos, pero si no cumples n50 menor o igual a 0,6 ren/h, no podrás certificar tu vivienda como Passivhaus.

Artículo escrito por Jose Iglesias


Si te ha gustado este artículo y quieres aprender más cosillas sobre Arquitectura, Construcción y Eficiencia Energética, suscríbete aquí para no perderte ninguna publicación del Blog. Además, con la suscripción, te regalo mi «Guía para el ahorro energético en el hogar» y mi «Guía para autopromotores noveles» de forma totalmente gratuita.

Te podrás dar de baja en cualquier momento. No temas, odio el SPAM tanto como tú.

Puedes compartir este artículo en las diferentes redes sociales si crees que tiene el suficiente interés y/o dejarme tus comentarios a continuación.

¡Gracias!

Otros artículos que te podrían interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.