Los 10 grandes beneficios del SATE

1008

Parece que «SATE» se ha convertido en una palabra mágica y una solución para todo.
¿Por qué todos te recomiendan instalar un SATE en tu fachada?
¿Cuáles son los verdaderos beneficios que te aportará el Sistema de Aislamiento Térmico Exterior?

Introducción

En España, el 82% de los edificios son ineficientes energéticamente. Es decir, 4 de cada 5 edificaciones consigue el confort térmico utilizando más recursos de los necesarios. 

En Europa, los edificios consumen el 40% de la energía. Más que la industria. Más que el transporte. No te lo esperabas, ¿verdad? 

Ahora queda más que claro que nuestras viviendas son auténticos aspiradores de energía sin control. ¿Por qué nunca tienen suficiente? Para que lo entiendas te invito a una reflexión. ¿Podrías llenar un vaso de agua repleto de agujeros? ¿Acaso para mantenerlo lleno no tendrías que estar continuamente echando agua?

En tu vivienda ocurre lo mismo. La energía así como entra, sale. Es necesario “tapar los agujeros” para que la energía quede retenida en el interior y haga realmente su trabajo. Para eso la pagamos, ¿no?

Existen varias razones por las cuales un edificio es ineficiente desde el punto de vista energético. Entre las más comunes podemos citar la existencia de filtraciones de aire, la carencia de un aislamiento térmico adecuado y la afectación de enormes puentes térmicos.

Y aquí es donde entra el protagonista de la historia, el famoso SATE. Es una solución de rehabilitación energética que proporciona aislamiento térmico a la fachada. Sin desalojar a los inquilinos de la vivienda. Manteniendo la superficie útil del edificio. Y además, renovando totalmente la imagen del exterior del edificio. Lifting y maquillaje incluidos.

¿Es un milagro? No, es SATE.

En nuestro país hay más de 20 millones de viviendas que consumen energía innecesariamente y, por lo tanto, necesitan una rehabilitación energética Clic para tuitear

SATE = Sistema de Aislamiento Térmico Exterior

Empecemos por el principio. Por las presentaciones. 

SATE es un acrónimo proveniente de las siglas «Sistema de Aislamiento Térmico Exterior» (su homólogo en inglés sería ETICS: «External Thermal Insulation Composite System»).

El sistema SATE se utiliza para el aislamiento térmico de edificios, tanto en edificios de nueva construcción como en rehabilitaciones energéticas. Consiste en un revestimiento exterior aislante formado principalmente por tres elementos fijados a la fachada (mortero de cemento, aislante térmico y revoco decorativo). 

Es importante destacar que el sistema SATE es un sistema integral de fachadas donde cada uno de sus componentes actúan en conjunto. Cada componente se diseña y se ensaya de forma integrada con el resto para asegurar un óptimo desempeño de todo el sistema. Esta es la clave. Todos los elementos del SATE trabajan en grupo para multiplicar el rendimiento térmico del sistema. 

Ventajas y beneficios de instalar un SATE

El sistema SATE es una solución fácil y económica para rehabilitar fachadas, cuyo principal objetivo es aislar térmicamente el exterior de la edificación, evitando que se disipe la energía. De esta manera se mantiene la vivienda aislada del frío en invierno y del exceso de calor en verano. 

Existen muchísimas ventajas al instalar un sistema SATE en un edificio. Ahora te las cuento, y seguro que algunas te resultarán sorprendentes.

1. Disminución del consumo energético de la vivienda

Sin duda es el principal beneficio: el ahorro. Ahorro de energía implica ahorro económico. El sistema SATE te ayuda a ahorrar en tu factura energética todo el año (calefacción en invierno y aire acondicionado en verano).

  • En una vivienda carente de aislamiento térmico (todas las anteriores a 1980), el consumo neto de energía podría llegar a reducirse en torno al 60%.
  • En viviendas anteriores a la entrada del Código Técnico de la Edificación (2007) que poseían unos 3 cm de aislamiento térmico, el ahorro en el consumo de calefacción ronda entre el 30 y el 40%.

Se estima que la inversión económica realizada para la instalación del sistema se amortiza, de media, en los cinco años siguientes. El confort en el interior de la vivienda que se consigue no se cuantifica, se disfruta.

2. Eliminación o minimización de los puentes térmicos del edificio

Este es uno de los «secretos» del SATE.

No es únicamente el hecho de aislar por aislar, sino que debemos conseguir una continuidad en el aislamiento térmico que nos permita cubrir toda la envolvente de nuestro edificio. Y con el SATE lo conseguimos. Por lo menos en las fachadas, que es donde se concentran la mayor parte de los puentes térmicos: cantos de los forjados, pilares empotrados, aleros, voladizos, ventanas, etc.

Si el sistema está diseñado e instalado de manera correcta, elimina (casi) la totalidad de los puentes térmicos del edificio. Los puentes térmicos son esos “agujeros” por donde se nos escapa el calor y la causa principal de que los edificios no sean eficientes.

El aislamiento SATE, al ser continuo en toda la fachada, reduce o elimina los puentes térmicos, sobre todo en las zonas más problemáticas del cerramiento. Clic para tuitear

Veamos un ejemplo de puente térmico en el canto de un forjado:

Puentes termicos con SATE y sin SATE
Análisis de Puentes térmicos de canto de forjado en una fachada sin SATE y en otra con SATE

En el primer caso de la imagen anterior se ha modelado con el programa THERM una fachada de una edificación anterior a 1980. El cerramiento consta de 2 hojas de ladrillo y una cámara de aire sin aislamiento.

  • La transmitancia térmica del cerramiento (el calor que se pierde) es de casi 1 W/m2ºK.
  • El puente térmico es de 0,78 W/mºK

En el segundo caso, se le ha añadido al cerramiento anterior un Sistema de Aislamiento Térmico Exterior de 12 cm de espesor.

  • La nueva transmitancia térmica del cerramiento es de 0,23 W/m2ºK.
  • El valor del puente térmico es ahora de 0,13 W/mºK

En este caso, con un SATE de 12 cm hemos reducido el calor que se pierde a través de la fachada en un 75% y el calor que se desperdicia en el puente térmico por canto de forjado es ahora la sexta parte (un 84% menos en relación al anterior).

3. Mejora del confort térmico de la vivienda

Con un sistema SATE el aire de la vivienda se mantiene a una temperatura agradable todo el año. No existe un exceso de calor en verano ni de frío en invierno. Así se crea una placentera sensación térmica para los habitantes de la casa.

Además, eliminamos el efecto conocido como «pared fría», que provoca un disconfort en nuestro cuerpo al tener las superficies de las estancias diferentes temperaturas.

La expresión “Como en casa en ningún sitio” cobra aquí todo su sentido.

4. Reducción del riesgo de condensaciones, mohos y hongos

El SATE, por definición, está situado en la capa más externa de la fachada. Esto provoca que todo el cerramiento esté caliente, tal y como se puede apreciar en la imagen del beneficio número 2 (todo el cerramiento está en color rojo). De esta manera, se reducen al máximo las condensaciones en el interior de los elementos constructivos.

También se reduce el riesgo de condensaciones intersticiales, al conseguir que todas las capas del cerramiento tengan una temperatura superior a la temperatura de rocío. En otro tipo de cerramientos, es necesario el empleo de cámaras de aire. Éstas, deben poseer pipetas para evacuar posibles condensaciones intersticiales y/o para ventilar ligeramente la cámara, renovando el aire interior, cargado de humedad.

Con el sistema SATE no es necesario el empleo de cámaras de aire en el cerramiento.

Además, los sistemas SATE son impermeables al agua, reduciéndose así el riesgo de filtraciones a través de la superficie de acabado exterior.

5. Contribución al mantenimiento de la fachada

El sistema SATE mantiene la envolvente del edificio y su estructura en condiciones termohigrométricas estables. Esto ayuda a mantener los materiales de construcción en buen estado al impedir su degradación por oscilaciones de temperatura (fisuras, grietas, mohos…).

6. Se mantiene la superficie útil de la vivienda

Esta es una de las grandes ventajas en las rehabilitaciones energéticas: no se reduce el espacio habitable en el interior de la vivienda.

Si hiciésemos una intevención por el interior, esos 10 o 12 cm que perderíamos a lo largo de todas las fachadas, podrían ser clave para alterar de forma significativa la distribución de las estancias, al perder superficie útil.

7. Mínimas molestias a los usuarios durante su instalación

La instalación de un SATE requiere menos tiempo que otras intervenciones en fachada. Además, las molestias generadas a los habitantes del edificio debido a polvo, eliminación de escombros, ruidos… son mínimas en comparación con otro tipo de obras. 

Al tratarse de una instalación en el exterior del edificio, ningún obrero necesita entrar en la casa de los propietarios y causarles molestias. Podrás continuar con tu vida cotidiana mientras se instala el SATE. Si tienes la costumbre de estar desnudo en casa, solo preocúpate de que al abrir la ventana no te encuentres con un obrero en el andamio.

En definitiva, una obra rápida, limpia y sin afectar al interior de las viviendas.

8. Ahorro económico con respecto a otras intervenciones

El coste de ejecución de un SATE es entre un 30% y un 50% más bajo que otros métodos de aislamiento térmico exterior, como una fachada ventilada.

9. Revalorización económica del inmueble

La instalación de un Sistema de Aislamiento Térmico Exterior proporciona varios beneficios que repercuten en el aumento del valor del edificio.

  • Mejora del confort térmico: es el beneficio principal para los inquilinos de una vivienda (junto con el ahorro económico). Tener una sensación térmica agradable en tu hogar todo el año es un reclamo para cualquier persona que quiera comprar o alquilar una vivienda.
  • Mejora del Certificado de Eficiencia Energética: con un buen aislamiento que minimiza las pérdidas de energía al exterior se consigue la reducción del consumo energético y las emisiones de CO2. Esto repercute directamente en la mejora de la eficiencia energética del edificio que puede mejorar la calificación energética incluso en 2 letras.
  • Mejora del aspecto exterior de la fachada: los beneficios térmicos de un SATE no son visibles al ojo, pero una fachada nueva y reluciente sí. Las fachadas antiguas, irregulares o con lesiones mejoran totalmente su aspecto con acabados visualmente atractivos. También es interesante la creación de una estética uniforme en bloques de edificios.
  • Aumenta la vida útil del edificio: un sistema SATE mantiene la envolvente del edificio en condiciones óptimas. Así se previenen degradaciones de fachada que de otra manera serían inevitables. Esto hace que a largo plazo, el precio del inmueble no se devalúe al mismo ritmo que la degradación de una vieja fachada.

10. Respetuoso con el medio ambiente

  • Sustancias contaminantes. El sistema SATE no contiene sustancias nocivas para el medio ambiente, por lo tanto no dispersa sustancias contaminantes al medio.
  • Emisiones de CO2. Ayuda a cumplir los criterios de sostenibilidad en edificios, que inciden sobre todo en el uso óptimo de la energía. Al optimizar el uso de la energía, se contribuye a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, lo que repercute de manera positiva en el medio ambiente.
  • Contaminación acústica. El sistema SATE ofrece mejoras en el aislamiento acústico, reduciendo de manera significativa el ruido procedente del exterior. La amortiguación del ruido es más notoria si se emplean lanas minerales (lana de vidrio o de roca) en los paneles de aislamiento.

¿Cuál es la estructura de un SATE?

Como he comentado al principio de este post, el sistema SATE es un sistema formado por un conjunto de materiales que actúan de manera conjunta. Se puede entender un SATE como un “sandwich” formado por distintas capas que deben colocarse de manera precisa para que el conjunto de elementos funcione como un todo perfecto.

Para entender por qué un SATE es tan eficaz en cumplir su objetivo de aislamiento térmico es necesario conocer sus tripas. 

Un sistema SATE está formado por los siguientes elementos (se listan en orden de colocación):

  1. Mortero adhesivo: colocado sobre el soporte del edificio para servir de agarre entre el material aislante y la pared.
  2. Planchas de aislamiento térmico: pueden ser de diversos materiales como poliestireno expandido, poliestireno extruido, lana mineral, corcho, etc. La fijación de los paneles de aislamiento térmico puede realizarse mediante adhesivos (tal y como hemos visto en el apartado anterior), fijaciones mecánicas (6) o ambas cosas. En la inmensa mayoría de los casos emplearemos ambas.
  3. Mortero con una malla de refuerzo de fibra de vidrio. Esta capa mejora las prestaciones mecánicas del sistema y absorbe las tensiones que pueden aparecer entre las planchas de aislamiento.
  4. Capa de imprimación de acabado final: regulariza la superficie y garantiza la adherencia entre capas.
  5. Revestimiento impermeabilizante de acabado.
Diferentes capas de un SATE
Fotografía de 2 muestras de SATE -una de corcho y otra de poliestireno expandido– y de una espiga (anclaje mecánico)

Es importante comentar que antes de instalar un SATE es fundamental realizar un tratamiento previo en el soporte del edificio para aplicarlo de manera correcta. Estas acciones se realizarían también con cualquier otra actuación en el cerramiento, fuese aplicar una pintura, realizar una fachada trasventilada o realizar un enfoscado con mortero monocapa.

Se deben realizar varias acciones en este sentido:

  • Reparar las grietas.
  • Limpiar y sanear las armaduras oxidadas que provocan grietas en la fachada y, en algunos casos, pequeños desprendimientos de la capa de acabado.
  • Reubicar conducciones exteriores de agua, gas, electricidad, etc.

El espesor total del sistema SATE es muy variado. Para conseguir un aislamiento correcto se debe dimensionar el espesor de forma adecuada. Para ello, el Técnico proyectista debe hacer un cálculo térmico preciso por medio de programas informáticos.

Como nota, te diré que en ningún caso el espesor del SATE debiera ser menor a 8 cm. Sí, habrá empresas que te lo propongan, y que te intenten convencer de que con 4 cm consigues unos ahorros increíbles. Es cierto, pero con 8 cm el ahorro es el doble y la inversión económica es prácticamente igual (de esto te hablaré más adelante, en otro apartado)

¿SATE o SITI?

El SITI es el Sistema de Aislamiento Térmico Interior.

Si me das a escoger entre ambos, para mí no hay duda: la mejor elección es el SATE.

Los dos motivos principales de mi elección es: porque hace desaparecer los puentes térmicos (o, por lo menos, minimizar muchísimo) y no hay que hacer obra dentro de las viviendas.

Es verdad que el aislamiento por el exterior del edificio tiene un coste más elevado que aislar desde el interior de las viviendas. No obstante, merece la pena el incremento del coste económico porque el resultado es sin ninguna duda más efectivo.

¿Cuánto me va a costar instalar un SATE?

Para preparar un presupuesto de SATE el instalador va a necesitar toda la información relevante del edificio. Entre los aspectos más importantes que determinan el precio por metro cuadrado de SATE en el edificio se encuentran:

  • La altura del edificio: condiciona el número de andamios que hay que colocar.
  • La superficie de la fachada: es importante no solo la cantidad (número de metros) sino también el estado de la superficie (a mayor superficie lisa, más económico sale el m2). Grietas, oxidaciones de armaduras, retranqueos, voladizos, esquinas, ventanas… encarecen el precio de la colocación porque aumenta la complejidad de los trabajos.
  • Calidades y espesores de los materiales aislantes y del revestimiento: el tipo y espesor de los materiales utilizados determinan el precio final del SATE. No obstante, como orientación, cada cm de espesor a mayores suele rondar los 1,5 euros el m2. En el caso anterior, la diferencia entre un SATE de 8 cm y uno de 4 cm serían unos 6 €/m2.
  • Los elementos que requieren del uso de piezas especiales, como huecos de ventana, balcones, voladizos, tendales, etc. Estos elementos y piezas especiales hay que hacerlos muy muy bien. Y no cualquier empresa sabe hacerlo.
  • Los tubos o instalaciones que haya que tapar o desplazar: tuberías de gas, bajantes de agua, líneas telefónicas…

A modo orientativo, en el año 2020 los precios de aislamiento exterior de fachadas con SATE varían entre los 60€ y 80€ por m2 (incluyendo materiales, mano de obra, andamios…). Quedaría fuera de este presupuesto IVA, licencias, proyecto y Técnicos.

“Si no te quieres poner el abrigo dentro de casa, ponle a tu casa un abrigo” Clic para tuitear

Evidentemente, como podrás comprender, nunca te recomendaré que te vayas al instalador más económico. Tampoco te voy a aconsejar que te ahorres los dineros en el Proyectista ni en el Técnico Director de Obra. El SATE es un sistema muy bueno, pero tiene la suficiente complejidad como para ser necesario un Proyecto impecable y una Dirección de Obra e instalación muy buenas.

En este punto también es necesario comentar que el precio por m2 será más barato en un gran edificio de paredes lisas que en una vivienda unifamiliar. Esto se debe a que una casa tiene las paredes pequeñas, además de muchas esquinas y salientes, lo cual añade complejidad al montaje del SATE.

Mi último consejo

No quiero acabar este artículo sin mencionar que lo ideal en una rehabilitación energética con un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior también es muy muy aconsejable cambiar las ventanas.

Si las ventanas están muy deterioradas, lo mejor es sustituirlas por unas nuevas.

Si la ventanas ventanas a pesar de ser de una calidad baja se encuentran en un estado aceptable de conservación, se puede estudiar la opción de colocar una doble ventana. Esto funciona muy bien cuando las ventanas antiguas son de corredera, porque por el exterior se colocarían otras ventanas de corredera.

El precio de las ventanas de corredera y su colocación, teniendo en cuenta que ya tenemos los huecos para su instalación, es muy bajo. De esta forma, con la rehabilitación energética integral de la fachada, atacamos al punto más débil de la envolvente: las ventanas y sus puentes térmicos de caja de persiana.

“La energía más barata es la que no se consume. La energía más cara es la que se paga y no se utiliza " Clic para tuitear


Si te ha gustado este artículo y quieres aprender más cosillas sobre Arquitectura, Construcción y Eficiencia Energética, te recomiendo que te suscribas clicando aquí, para no perderte ninguna publicación del Blog. Además, con la suscripción, te regalo mi «Guía para el ahorro energético en el hogar» y mi «Guía para autopromotores noveles» de forma totalmente gratuita.

Te podrás dar de baja en cualquier momento. No temas, odio el SPAM tanto como tú.

Puedes compartir este artículo en las diferentes redes sociales si crees que tiene el suficiente interés y/o dejarme tus comentarios a continuación.

¡Gracias!

Otros artículos que te podrían interesar:

8 comentarios en «Los 10 grandes beneficios del SATE»

  1. Me gustaría conocer más sobre la ejecución del SATE, tengo mis dudas de cómo se podría actuar precisamente en terrazas, balcones y ventanas, teniendo en cuenta que las ventanas disponen de alféizar ya de por sí, incrementando esa distancia en 12 cm ¿no sería excesivo? También tengo dudas sobre las azoteas, precisamente creo que es una zona de especial incidencia solar y los últimos pisos sufren de ello, incrementando su temperatura en verano, ¿cómo se soluciona ese aspecto? Por último otra duda parte desde el punto de vista estético y de legislación, los edificios de ladrillos estando en zonas con edificios construidos a semejanza y que deben cumplir el detalle estético, ¿puede un solo edificio cambiar su estética por un acabado de mortero blanco (por poner un ejemplo) así sin más? Con la excusa de mejorar la eficiencia energética.

    Responder
    • Hola Félix!
      Muy buenas preguntas. Te cuento muy brevemente, porque sino tendría que escribir otro post (y ya este han sido 3000 palabras jejeeje).

      Para ejecutar de forma perfecta un SATE en balcones y terrazas habría que aislar toda la superficie de las mismas, para romper el puente térmico lo máximo posible. A mayor parte de las veces esto se hace sólo en parte, no actuando sobre el suelo, porque es más costoso económicamente (habría que volver a poner un recrecido encima del aislamiento y baldosa encima de este, sin contar que al cambiar la altura de ese suelo, salvo que tuviésemos un escalón de salida a ese balcón, también habría que demoler). En obra nueva sí se puede hacer sin complicación alguna, pero en rehabilitación muchas veces que no vale lo que cuesta.

      Las ventanas es otro punto crítico, y pocas empresas saben ejecutarlas correctamente. Para empezar, no se pone el mismo espesor que el de fachada casi nunca, porque en rehabilitación perderíamos mucha superficie de hueco. Además, si no cambiamos las ventanas y estas no están a haces exteriores (alineadas con la fachada, me refiero) los bastidores de la carpintería no suelen ser tan anchos como para poder «morder» ese espesor de aislamiento, que sería lo ideal en ese tipo de colocación. No obstante, colocando 3 cm de aislamiento, por ejemplo, en jambas, dinteles y vierteaguas, el puente térmico se reduce muchísimo (cerca de 3 veces -con cálculos reales hechos por mí-).

      Para las azoteas, ya no sería SATE en sí, sino aislamiento horizontal encima del acabado existente. Si es azotea transitable, otra vez a echar recrecido y baldosa. Si no lo es, será más fácil e económico: aislamiento+graba, aislamiento+losa filtrón, etc.

      Con respeto a la estética, la que manda es la Normativa municipal, pero esos son los límites, hay varios acabados y muchísimos colores para elegir. Quizás en urbanizaciones de pareados tienen alguna norma en relación a los acabados de fachada, al igual que el color de las ventanas en las comunidades de vecinos, eso ya habría que investigar según cada caso.

      Ojo, que la «excusa» de mejorar la eficiencia energética es muy buena y bien acogida. Piensa que, por ejemplo en ciudad, al colocar un SATE de 12 cm estaría «volando» 12 cm más sobre la acera. Sin embargo la ley te ampara, porque estás mejorando la eficiencia energética de la edificación.

      Bueno, lo dicho, que ya casi hay un post dentro del post ;-). Espero haberte solventado las dudas.

      Saludos!

      Responder
  2. Hola José
    Muy completo y muy bien explicado como siempre.
    Aprovecho además que tu trabajas en Galicia, con mucha lluvia generalmente, para hacerte una consulta. ¿Qué tal se comporta el sate frente a la humedad? Como cualquier revoco supongo que es inevitable que a la larga aparezcan grietas en la superficie. ¿Como afecta esto a su funcionalidad a largo plazo? ¿Cual puede ser la vida útil del sistema en un clima como el vuestro?
    Un saludo y enhorabuena por tus posts

    Responder
    • Hola Miguel!
      Pues realmente funcion muy bien, porque los acabados que tiene el SATE están compuestos en su mayor parte por resinas, lo que le confieren una impermeabilidad al agua muy alta (aunque transpirable al vapor de agua). Piensa que es totalmente distinto a un monocapa -mucha gente los confunde, pero nada que ver-, éste, absorbe mucha agua y en climas como el que tenemos en Galicia genera patologías muy importantes.
      El tema de las grietas está solventado con todas las capas de morteros que lleva, además de la malla de fibra de vidrio que le confiere unas propiedades de resistencia muy altas. Ojo! todo esto siempre y cuando la ejecución sea impecable. No es válido colocar todo esto de cualquier manera y después echarle la culpa al material.

      La vida útil no lo sé, pero hay fabricantes que certifican con garantía la «estabilidad del color» en 10 años. El color es lo que más podría sufrir, teniendo en cuenta que está completamente expuesto a la acción del sol (sobre todos las fachadas sur) e incluso esto lo aseguran por medio de garantías. Eso sí, depende qué color elijas, puesto que los oscuros y los rojos absorben muchísima más radiación y son pocos estables al cambio de tonalidad.Existen fachadas de SATE en Galicia (y en España) de hace 15 años que están casi como el primer día (y no digo más tiempo porque en España no hay mucha historia de SATE, te hablo de casos y fotografías reales que he visto de compañeros míos que lo han colocado).

      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.