El incendio en la torre Grenfell y su rápida propagación: ¿Por qué?

Mucho se está hablando sobre el incendio producido en la torre Grenfell de Londres. La rápida propagación del fuego a través de las fachadas exteriores, recién reformadas, pone en tela de juicio la idoneidad de los materiales de construcción empleados.

¿Qué ha pasado realmente en este incendio? ¿Eran los materiales empleados los más adecuados? ¿Están en peligro las fachadas que se están reformando actualmente en toda España?

 

¿Cómo se produjo el incendio y su propagación en la torre Grenfell?

Empecemos por el principio. Las últimas investigaciones hablan de que el origen pudiera ser un fallo eléctrico en la nevera de un vecino.

No obstante, lo que llama la atención tanto a vecinos como a la prensa es la rápida propagación del fuego. El incendio se produjo en la planta 4º y desde ahí se extendió verticalmente -según se comenta- a través de la fachada exterior hasta la última de las 24 plantas del bloque.

 

¿De qué materiales y sistema constructivo estaban hechas las fachadas?

Según los datos que he podido recabar, se trata de una fachada transventilada fabricada con un composite de aluminio con alma de polietileno (PE) de la marca Reynobond PE. Este es un material bastante común en Reino unido, y también en España. En nuestro país se suelen emplear bajo sellos como Alucobond o Larsson. En ocasiones, estos composites usan materiales termoplásticos en lugar del PE, para ofrecer mejores prestaciones al fuego. El grosor de este material está entre los 3 y los 6 mm.

Las fachadas transventiladas se caracterizan porque poseen una “piel” exterior separada de los muros de fachada. Esta piel se sujeta a la fachada por un sistema de montantes verticales y horizontales, y alberga entre ellos un aislamiento térmico y una cámara de aire muy ventilada.

La principal duda que me surge es ¿qué sistema de aislamiento térmico poseía el edificio de Londres?. He buscado información en muchos medios, pero únicamente se habla de la piel exterior (el composite Reynobond) y no del aislamiento térmico.

 

Comportamiento al fuego de la fachada

Se está hablando mucho sobre la combustibilidad de este composite y sobre si era mejor usar otro del mismo fabricante. Lo cierto es que con los datos de los que dispongo, tampoco hubiera supuesto una enorme mejora en la propagación del incendio.

El mayor problema de las fachadas transventiladas es, precisamente, el comportamiento frente al fuego.

En caso de incendio, la cámara de aire vertical hace un enorme “efecto chimenea”. A través de este efecto, el fuego coge aire del exterior y asciende rápidamente hacia los niveles superiores.

Es evidente que si los materiales contiguos a esta cámara de aire son combustibles, el efecto será brutal pero ¿Es este el caso?

El mayor problema de las fachadas transventiladas es el comportamiento frente al fuego. Clic para tuitear

 

Comportamiento al fuego del composite

La  norma  para  el  marcado CE obliga  a  que estos  productos  sean  ensayados  tal  y  como  se fabrican. La certificación de protección contra el fuego de Europa clasifica el composite Reynobond PE con la Euroclase:

B-s2, d0

Esto quiere decir que es un elemento: Combustible con contribución muy limitada al fuego (B); produce humos de opacidad media (s2); y no ocasiona gotas ni partículas inflamadas (d0).

El material “alternativo” que se está especulando en los medios informativos como “solución” a la rápida propagación es el Reynobond FR (fire resistant), y su Euroclase es:

B-s1, d0

Combustible con contribución muy limitada al fuego (B); produce humos de opacidad baja (s1); y no ocasiona gotas ni partículas inflamadas (d0)

 

Como se puede observar, la diferencia de clase es muy poca, y esto es debido a que el espesor del material es muy pequeño, teniendo más importancia el revestimiento metálico que el relleno del alma del composite.

 

Una vez desgranada la “piel” de la fachada transventilada, la cuestión es ¿qué aislamiento térmico poseen los muros principales de la fachada? Y aquí es dónde nos faltan datos (a la fecha y hora de escribir esto no he podido constatar cuál es este material).

 

¿Podría suceder un incendio de este tipo en España?

La normativa de referencia en España es el Código Técnico de la Edificación, en su apartado DB SI. En ella se establece:

“La clase de reacción al fuego de los materiales que ocupen más del 10% de la superficie del acabado exterior de las fachadas o de las superficies interiores de las cámaras ventiladas que dichas fachadas puedan tener, será B-s3,d2 (…) en toda la altura de la fachada cuando esta exceda de 18 m”

Podemos apreciar claramente que el composite empleado en la torre de Londres es APTO para su uso en España.

Sin embargo, nos sigue faltando el dato de qué material aislante se ha empleado.

En este tipo de fachadas en España se pueden emplear tres materiales como aislamiento térmico:

  • Lanas minerales sin revestimientos, con Euroclase A2-s1,d0: No combustible sin contribuir al fuego en grado menor (A2); produce humos de opacidad baja (s1); y no ocasiona gotas ni partículas inflamadas (d0).
  • Poliestirenos con enfoscado, con Euroclase B-s1,d0: Combustible con contribución muy limitada al fuego (B); produce humos de opacidad baja (s1); y no ocasiona gotas ni partículas inflamadas (d0).
  • Poliuretano proyectado sin revestimientos, con Euroclase C-S3,d0: Combustible con contribución limitada al fuego (C); produce humos de alta opacidad (s3); y no ocasiona gotas ni partículas inflamadas (d0).

 

En los 2 primeros casos, el material cumpliría la normativa anteriormente citada. En el tercer caso, tendríamos que acudir a otro de los puntos reflejados en el DB SI:

“para los materiales existentes en las cámaras ventiladas de fachadas de más de 18m de altura, se puede admitir (…) una clase C-s3,d2 para ellos si se cumple que, (…) cada tres plantas y 10 m, como máximo, de desarrollo vertical de la cámara (…) se disponen barreras que interrumpen dicho desarrollo vertical”

Esto lo que viene a decir es que, si usamos aislamientos térmicos de Poliuretano en la cámara de aire de una fachada transventilada, debemos interrumpir la cámara con elementos que impidan el efecto chimenea.

El composite empleado en la #torredeLondres es APTO para su uso en España Clic para tuitear

 

Fachadas de SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior)

Mucha gente está dando por sentado que la fachada del edificio Grenfell es un SATE. Esto no es correcto. Las fachadas SATE que se están ejecutando a día de hoy en España no tienen el peligro de incendio de la torre de Londres, puesto que no poseen una cámara de aire ventilada. Por este motivo, es suficiente con que alcancen la Euroclase de B-s3,d2.

 

CONCLUSIÓN

A pesar de todo lo que se está comentando en los medios, nos faltan datos para juzgar las causas de la rápida propagación del incendio.

Se incide demasiado en el material usado en la piel de la fachada y no se nombra en ningún sitio el material usado como aislamiento térmico el cual, muy posiblemente, sea el principal causante de la rápida propagación.

Cabe destacar la ausencia de elementos que reducen el efecto chimenea en la cámara de aire. Esta es otra de las causas “silenciadas” en los medios de comunicación.

 

NOTA: Recomiento un artículo del ITeC sobre Propagación exterior de incendios en edificios, en el que se ensayan al fuego 4 tipos de fachadas diferentes.

NOTA2: Este artículo se ha escrito el día 16/06/2017.

Artículo escrito por Jose Iglesias


Si no te quieres perder las novedades del Blog, suscríbete aquí. Con la suscripción, te regalo mi “Guía para el ahorro energético en el hogar” de forma totalmente gratuita.

Te podrás dar de baja en cualquier momento. No temas, odio el SPAM tanto como tú.

 

También puedes compartir este artículo en las diferentes redes sociales si crees que tiene el suficiente interés:

Comments

  1. Muy bueno el artículo. Has dado en el clavo. Si el aislante hubiera sido mineral (lana de roca) con sus correspondientes barreras para evitar la propagación no debería pasar esto. Enhorabuena por el documento.

  2. Jose Hermindo Prieto García

    Hola Jose! Después de leer tu post, muy bien detallado y con referencias a normativa vigente, tengo que decirte que por primera vez en mucho tiempo creo que no es muy acertado lo que comentas sobre las fachadas ventiladas (quede dicho que no trabajo en fachadas ventiladas).

    La fachada ventilada puede facilitar la propagación o no? Porque para que haya propagación en un estrato superior deberías de tener los elementos combustibles y comburentes, los mismos que podrías tener en un Sate (el 90% de los SATE que se están realizando generan corrientes de aire entre el aislamiento y el elemento soporte por el mal diseño de los arranques así como la instalación inadecuada. En algunos sitios ya los están comenzando a evaluar con anemómetros, cámara térmica, etc…Luego también podría actuar de elemento vehículo.

    Y si la fachada hubiera sido un SATE? La virulencia del fuego indica que habría pasado de ventana a ventana (propagación habitual de los incendios de este tipo). Porque si la fachada es ventilada, el fuego debería haber ascendido y no entrar en contacto por las ventanas que son elementos salientes fuera de la fachada ventilada y quizás la propagación no habría sido tan rápida.

    Si en lugar de ser este edificio, fuese una de las torres que se han construido en CLT hoy todo el mundo estaría criticando la madera, que si arde, que si es un peligro…cuando en la realidad la madera te habría dado tiempo seguramente a salir, a evacuar a toda la gente, la madera es el único material que en realidad puedes definir cómo arde y puedes dimensionar para que no se caiga…

    Pero donde quiero llegar es a la seguridad. Nadie está hablando de las medidas apropiadas, las que van más allá de la normativa y que pocos realizan. Sistemas anti-incendio, rociadores, extintores, o elementos de protección de los materiales que pueden llegar a ser combustibles.

    Las normativas hay que cumplirlas, pero nadie nos impide tratar de concienciar a la gente y prevenir posibles situaciones de peligro. Al final, pudo ser un problema eléctrico, pero lo que nadie habla es que los textiles son el principal vehículo, y muchas veces el origen.

    Dicho todo esto, quiero que entiendas que no es una crítica destructiva a tu brillante trabajo y buen hacer, sólo una reflexión de forma profesional para que podamos todos aprender de esto.

    Un abrazo

    • Buenos días Jose Hermindo!
      Ojalá todas las críticas fuesen tan constructivas y amables como la tuya!
      Uno de los objetivos de este artículo es concienciar a la gente de que un incendio no se produce y propaga sólo por una razón o deficiencia, sino por un cúmulo de despropósitos.

      En el artículo no entro a valorar los extintores, las alarmas y los rociadores (que parece que no estaban muy “actualizados”), pero sí me adentro en las fachadas y sus materiales, porque es en lo que se están adentrando los informativos, y creo que no es justo.

      En el artículo comparo fachadas y materiales siempre teniendo en cuenta que se colocan adecuadamente, tanto en FV como en SATE. En un SATE –siempre bien colocado- no debe existir cámara de aire VENTILADA (por eso tiene menos exigencias normativas).

      Que el fuego pase de ventana a ventana es muy común (le llaman “leap frog”), pero no depende de la fachada en sí, sino de la temperatura que se alcanza en el interior de la estancia inferior (“flashover” (es que le ponen unos nombres muy molones jeje)) y de ahí rompe los cristales superiores y el fuego “salta” de una ventana a otra.

      Con respecto a la madera, tienes toda la razón, y te comparto mi publicación en FB de más éxito: http://bit.ly/2d3R2wO

      Resumiendo: Creo que nuestras opiniones son aproximaciones diferentes a una misma conclusión.

      Muchas gracias por tomarte la molestia de escribir un comentario tan preciso y estudiado.

      Un abrazo!

    • Ah, por cierto, en los ensayos en fachadas hechos por el ITeC (se enlaza en la Nota1 del artículo) hay 2 SATES y otras 2 FV (fachadas ventiladas). Es un artículo extenso pero muy bien redactado (como todo lo que hacen desde el ITeC) e incluyen imágenes de las 4 fachadas ardiendo e incluso sus termografías. Aquí es donde aprendí las “palabras raras” 😉

  3. David Duarte Pérez

    El aislamiento utilizado fue 100 mm del material RS5000 de Celotex, es decir, aislamiento de espuma de poliuretano, lo que los anglosajones llaman Polyiso (o ISO). En este vídeo se puede ver el comportamiento al fuego que tiene este material comparado con una lana mineral: https://youtu.be/jF-f13T8Hss
    Poco más hay que decir. Haber aislado la torre Grenfell con una lana de roca en lugar del panel de poliuretano hubiera supuesto un incremento total de solo 5.000 £…

    • Muchas gracias David!

      Este era el dato que me faltaba. Lo busqué y lo busqué, pero en algunos medios decían que el aislamiento era de polietileno y no estaba seguro de si se referían al relleno del composite únicamente o también al aislamiento de la cámara (este último no se usa en España, por lo que me parecía muy raro).

      Si me dices que el aislamiento era Poliuretano (PUR), entonces estaríamos en el caso 3 que comento en el artículo: peligrosa su respuesta ante un incendio y sería legal en España (legal, que NO recomendable) poniendo las oportunas barreras para interrumpir la cámara vertical y atenuar el efecto chimenea, cada 3 plantas ó 10 metros a lo sumo.

      Evidentemente, tal y como comentas, mejor irse a una lana de roca e incluso así interrumpir la cámara con barreras. Y para muestra la foto del ensayo del ITeC: http://bit.ly/2tDPZM2. La 3ª muestra es una transventilada con Poliuretano y la última una trasventilada con Lana mineral. La diferencia es abismal, y eso que son unos pocos metros de altura y el efecto chimenea no es tan pronunciado.

      Muchas gracias por comentar!

  4. Jaime Núñez Sotomayor

    No hay ninguna “conspiración del silencio”, en todos lados se indicaba que este (link abajo) es el material usado en el revestimiento, su mismo fabricante dice que no debe ser usado en alturas de mas de 10 metros. http://www.arconic.com/aap/north_america/catalog/pdf/brochures/reynobond_pe.pdf

    El mismo fabricante tiene una versión con núcleo no combustible A2. https://www.arconic.com/aap/europe/en/info_page/incombustible_A2_core_aluminium_composite_panels_facades_roof.asp

    • Buenos días Jaime.
      Sí, es cierto que el fabricante recomendaba no usar este material en alturas superiores a los 10 m. No obstante, se trata de una recomendación y, por ej. en España, la Euroclase de este acabado (B-s2, d0 según el fabricante: página 25) es suficiente para cumplir la normativa actual. Eso sí, colocando barreras ignífugas horizontales conseguimos mejorar exponencialmente su comportamiento frente a la propagación del fuego, puesto que minimizamos el efecto chimenea.

      Tienes toda la razón en que el mismo fabricante, Reynobond, posee el material de núcleo no combustible que enlazas de clase A2-s1, d0 con un comportamiento buenísimo ante el fuego. Sin embargo, quiero matizar que ese material no es del que hablan en prensa que es 2 libras más caro el m2 (éste sería sólo ligeramente mejor al colocado: B-s1, d0), tal y como se explica en este recomendadísimo artículo de El Economista.

      También se comenta en ese artículo que “aunque los paneles sándwich contribuyeron al incendio, fue esencialmente el aislante térmico de PIR (poli-isocianurato), el que ardió a gran velocidad. La cosa hubiese sido mucho más leve si el PIR se hubiese colocado en obra según las especificaciones técnicas. Es decir, con cortafuegos horizontales por cada planta y verticales cada 10 metros que impidiesen la propagación del incendio.“, algo que ya apuntaba muy acertadamente David Duarte en su comentario.

      Muchas gracias por comentar Jaime!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *