Viviendas Passivhaus

Viviendas Passivhaus

Las Viviendas Passivhaus son como «superviviendas».

No se trata de gastar mucho dinero, sino de invertirlo en materiales y sistemas que nos permitan conseguir importantes ahorros energéticos y mejorar de forma excepcional el confort de nuestras viviendas.

Calefactar una casa con el 10% de la energía, mejorar la calidad del aire, ventilar sin abrir las ventanas… ¡Es posible!

Viviendas Passivhaus

Desgranando las viviendas Passivhaus, con Vanesa Ezquerra

En esta entrevista a Vanesa Ezquerra descubriremos en qué consisten las viviendas passivhaus, cuales son los beneficios sobre sus habitantes y cuales son los principios básicos por los que se rigen.

Vanesa Ezquerra es Arquitecta Passivhaus Designer, certificada por el Passivhaus Institut y hoy tenemos la suerte de tenerla con nosotros para responder a todas nuestras preguntas.

Por qué lloran las ventanas

¿Por qué lloran las ventanas?

Mucha gente se hace esta pregunta.
¿Por qué lloran, casi siempre, por la noche? ¿Tienen miedo? ¿Tienen frío? ¿Por qué unas lloran por los marcos y otras por los vidrios?

Condensación, ventilación, puentes térmicos, humedad… son algunos de los conceptos que nadie se atrevió a explicarte. Al menos, no con la claridad con la que lo hace este artículo.

¿Por qué tengo frío a 20ºC?

¿Por qué tengo frío a 20ºC?

En ocasiones sentimos un disconfort térmico que va más allá de la temperatura. Puede ser por tener los pies fríos, porque te agobia la humedad, porque hay una corriente de aire… Lo cierto es que incluso con la calefacción puesta estás «destemplado».

En este artículo te explico qué hacer para mejorar el confort térmico.

Cómo calcular los metros cuadrados que tendrá mi vivienda

¿Cómo calcular los metros cuadrados que tendrá mi vivienda?

Tu pareja y tú os habéis imaginado vuestra futura casa miles de veces.
Quizás queréis una casa grande: “total, una vez que te metes…”.
Quizás preferís algo pequeñito porque: “¡más grande que el pisito donde vivimos ahora va a ser!”

En ambos casos os equivocáis. Las cosas hay que hacerlas bien y el primer paso es saber de cuánto dinero podéis disponer y cuantos metros cuadrados os podéis permitir.