Las 8+1 recomendaciones básicas que deberías saber sobre diseño antes de alquilar o comprar un piso

¿Estás pensando en comprar o alquilar un piso? Existen muchísimas cosas que has de tener en cuenta. Muchas de ellas tienen que ver con el diseño y la disposición de las estancias dentro de la vivienda.

Probablemente nunca te has parado a pensar en la mayoría de las recomendaciones que aquí te doy. Pero para eso estoy yo, para hacer visibles problemas invisibles.

No te hablaré de calidades, ni de precios, ni de hipotecas… simplemente técnicas básicas de diseño para un uso funcional y lógico de tu futuro piso.

 

1.- Orientación

Una vivienda bien orientada será una vivienda luminosa y caliente.

La mejor orientación es la Sur y las estancias más usadas por el día deberán estar en esa directriz. Así, estancias como el salón-comedor o la cocina (si vas a comer en ella) se aprovecharán mejor de esa ubicación.

La habitación principal también es recomendable que capte todo el calor posible a través de sus ventanas para que esté suficientemente caliente en el momento de acostarnos. En este sentido, la orientación Oeste será ideal, pero habrá que tener especial cuidado con el soleamiento estival.

La habitación de los peques suele ser mejor orientarla a Este, puesto que ellos disfrutan más cuando el sol se asoma por su ventana al despertarse.

Las estancias de uso discontinuo como baños, escaleras, almacenamientos, pasillos… pueden situarse al Norte o incluso sin fachada contigua.

Una vivienda bien orientada será una vivienda luminosa y caliente Clic para tuitear

2.- Ventilación cruzada

Muy poca gente se fija en esta característica cuando piensa en alquilar o en comprar un piso. Hoy en día es esencial realizar una buena ventilación diaria en la vivienda.

Para esto, lo mejor es tener en el piso fachadas enfrentadas. De este modo, podremos abrir durante 10 minutos al día las ventanas de la vivienda (no más, sino enfriaremos las paredes), favoreciendo la ventilación cruzada y renovando todo el aire viciado de la casa en unos minutos.

 

3.- Paredes interiores y fachadas escuadradas

Sí, suena a “tontería lógica”, pero muchas veces hay que fijarse porque el piso que estamos visitando está vacío. Los mobiliarios suelen ser rectangulares, y las camas y los sofás también. En muchas ocasiones, un piso grande se hace pequeño porque existen paredes descuadradas que nos hacen desaprovechar mucho espacio.

Cuando las paredes están perfectamente ortogonales, ¡todo encaja!

Ni que decir tiene que los pisos con paredes curvas mejor descartarlos. Ya sabéis que a veces a los arquitectos se les va de las manos el tema estético-extravagante en las fachadas ;-). A no ser que quieras pagar dinero por metros cuadrados que no vas a usar, olvídate de ellos.

 

4.- Zona de día y zona de noche

Toda vivienda debe tener estas dos zonas bien diferenciadas. Lo ideal en pisos grandes es que posean un baño en cada una de estas zonas. En cuanto nos habituemos al hogar, nuestro cuerpo sabrá cuando debe descansar sólo con pisar la zona de noche.

En muchas ocasiones, estas zonas incluso están separadas por una puerta.

Zona de día ideal: Salón, comedor, cocina, recibidor, lavadero y baño.

Zona de noche: habitaciones y algún baño. Esta zona debe estar más alejada de la entrada y de las zonas comunes del edificio, para evitar ruidos molestos.

 

5.- Cocina

Hay que tener especial cuidado con la superficie de paredes, pues es la que define la capacidad de almacenaje y colocación de los electrodomésticos. En ocasiones, cocinas grandes presentan problemas de espacio porque poseen varias ventanas, puertas y pilares que nos limitan la colocación tanto de mobiliario como de superficie de encimera.

Una de las reglas básicas en el diseño de una cocina es el triángulo de trabajo frigorífico-cocina-fregadero. La distancia entre estos 3 elementos debe estar comprendida entre 1,2 y los 2,7 metros. Puedes leer más sobre esto y sobre cómo distribuir los muebles de la cocina es este artículo de Diana Arlauskas.

Recuerda que todos los consejos sobre electrodomésticos los tienes en la “Guía para el ahorro energético en el hogar” que te regalo aquí.

La regla básica en el diseño de una cocina es el triángulo frigorífico-cocina-fregadero Clic para tuitear

 

6.- Cuartos de baño

Lo principal que hay que tener en cuenta en el diseño de un cuarto de baño es, además de la disposición en sí de los aparatos sanitarios, su orientación al ser usados (¿os habéis tropezado alguna vez con un techo en la ducha de un bajocubierta? ¿y al orinar en un baño debajo de unas escaleras?).

Lo primero que nos debemos encontrar al abrir la puerta sería el lavabo. Tendríamos que poder incluso lavarnos las manos sin necesidad de cerrar la puerta. En cambio, esta puerta debería servirnos como “barrera de intimidad” si estamos en el inodoro o en la ducha.

Algún tipo de almacenamiento al lado del inodoro se hace indispensable, sea mueble único o sea mueble-encimera del lavabo.

 

7.- Dormitorios

La pared de la cabecera de la cama debe ser continua y sin resaltos de pilares.

Lo ideal es entrar en el dormitorio por los pies de la cama.

Si tenemos alguna pared contigua a un baño, mejor situar ahí el armario; nos ayudará mucho en el aislamiento acústico.

 

8.- Salón-comedor

Aunque suelen ser estancias muy amplias, debemos tener especial consideración en algunos puntos.

Hay que fijarse bien en la ubicación de la toma de Tv, puesto que nos determina completamente la distribución final.

Es preferible una superficie de planta rectangular. Esta superficie se divide en 2 cuadrados o quasicuadrados, una para la zona de comedor y otra para la de salón.

La distancia recomendable mínima entre persona y Tv es de 3 metros, por lo que con sofá y mueble de televisión pegados a pared, la distancia mínima entre paredes mejor que sea superior a 3,5 metros.

 

(+1) Eficiencia energética

Aunque esta recomendación no tiene que ver explícitamente con el diseño, no puedo pasarla por alto.

Existen cosas muy importantes a tener en cuenta al alquilar/comprar una vivienda:

  • Los cerramientos de fachada y su composición
  • Tipo de aislamientos térmicos y espesores
  • Calidad de las ventanas, su ubicación y su tamaño
  • Elementos de protección solar (aleros, persianas…)
  • Tipo de caldera y radiadores
  • Consumos de la caldera para agua caliente y calefacción
  • Compacidad de la vivienda
  • Puentes térmicos = fugas de calor
  • Etc.

Todo esto es imposible saber cómo tenerlo en cuenta si no eres un Técnico especializado en Eficiencia energética. Pero lo tienes muy fácil. No tienes más que solicitar al arrendador/vendedor el Certificado de Eficiencia energética (CEE) de la vivienda. Está obligado a tenerlo. Si no lo tiene es porque, o no le interesa realmente desprenderse de la vivienda o bien la vivienda es muy poco eficiente.

La etiqueta del CEE es similar a la de cualquier electrodoméstico. Gracias a ella podrás saber si necesitas empeñar un riñón para pagar las facturas de calefacción en invierno. Y todo esto ANTES de alquilar o comprar la vivienda.

Con la Etiqueta energética sabrás si necesitas empeñar un riñón para pagar tu factura de calefacción Clic para tuitear

 

Conclusiones

Hay más cosas a tener en cuenta además del número de metros cuadrados o de la cantidad de habitaciones. Un piso puede ser pequeño y al mismo tiempo espacioso, funcional y luminoso.

Recuerda que el color de las paredes se cambia fácilmente, modificar una distribución es más complicado.

Todas estas recomendaciones son de carácter general, es evidente que cada uno tendrá sus propios gustos particulares (si te gustan los tabiques curvos, poca iluminación natural, o lavarte las manos al tiempo que usas el inodoro, ya depende de ti la elección)

Artículo escrito por Jose Iglesias


Si quieres descargarte mi “Guía para el ahorro energético en el hogar” de forma totalmente gratuita pulsa aquí.

También puedes compartir el artículo en las diferentes redes sociales si crees que tiene el suficiente interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *