arquitectura viva
aparejador
construccion sostenible
eficiencia energetica
perito judicial

¿Qué es un Casa Pasiva?

Seguramente hayas escuchado recientemente hablar sobre “Casas Pasivas”, “Passivhaus” o “Construcción Sostenible”. Te lo explicaremos de la forma más precisa y concisa que podemos:

De forma muy resumida:

En una cafetera eléctrica, para mantener el café caliente hay que dejar el aparato encendido (necesita continuos aportes de energía para mantener la temperatura: es Activa). Si ese mismo café se mete dentro de un termo, entonces ya no hace falta consumir energía (el aislamiento de sus paredes no deja que se escape: es Pasiva). En España, se discuten los costes de generar la energía, pero parece que no nos importa que nuestras viviendas “derrochen” esa energía.

Para llegar a estos niveles tan bajos de consumo resulta imprescindible:

  • Muy buen aislamiento, que no deje escapar el calor en invierno (ni que entre en verano).
  • Reducir al máximo los puentes térmicos* de toda la envolvente exterior (las pérdidas de calor por puentes térmicos en una vivienda convencional sobrepasa el 20%)
  • Debemos optar por una carpintería exterior de muy buenas calidades (las ventanas de una vivienda común ocupan el 20% de la superficie exterior de la vivienda, pero por ellas se escapa casi el 40% del calor). Una buena carpintería también reducirá al máximo las infiltraciones de aire por las junta. Por otra parte, las ventanas serán nuestra mayor fuente de calor por medio de su acristalamiento y, para ello, deberán estar bien diseñadas y orientadas para conseguir ganancias térmicas en invierno, así como protegidas de la radiación solar durante el verano.
  • La ventilación no se hace a través de las ventanas, puesto que nos supondría una enorme pérdida de calor. El aire fresco entra en la vivienda por un único tubo exterior que se hace pasar antes bajo tierra para variar su temperatura (bajo el suelo, el aire se enfría en verano y se calienta en invierno). Al mismo tiempo, el aire más caliente y viciado del interior se saca hacia fuera por otra conducción. Ambas tuberías, la de entrada y la de salida, pasan por un recuperador de calor en el que se aprovecha los grados de más del aire que va a ser expulsado fuera para calentar el que entra nuevo en cada habitación.
  • Uso de energías renovables. Esta opción no es imprescindible para el Estándar Passivhaus (éste se basa en el ahorro, no en el consumo), pero es totalmente complementario, puesto que conseguiremos generar un alto porcentaje de la poca energía que necesitaremos por medio de fuentes gratuitas como el sol o la tierra.

Principios del Passivhaus




Así lo explica Adelina Uriarte

¿Qué es la Construcción Sostenible?

La Arquitectura o Construcción Sostenible es aquella que satisface las necesidades de sus ocupantes, sin poner en peligro el bienestar y el desarrollo de las generaciones futuras, utilizando estrategias que se fundamentan en:

  • Eficacia y moderación en el uso de los recursos y materiales de construcción
  • Reducción del consumo de energía, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables
  • Disminución de residuos y emisiones
  • Disminución del mantenimiento, explotación y precio de los edificios
  • Aumento del confort, habitabilidad y, en definitiva, la calidad de vida de los ocupantes de los edificios
  • Un buen diseño arquitectónico debe dar solución a requisitos funcionales, técnicos, estéticos y energéticos. Para conseguir estos objetivos de forma sostenible, debemos tener en cuenta una serie de pautas de índole económico, social y ambiental.

¿Hasta dónde se puede llegar? Mediante una implantación adecuada en el terreno, un acristalamiento de orientación Sur, una estudiada ventilación de doble flujo refrigerada bajo rasante, aislamiento adecuado, sistemas de sombreamiento estival, energías renovables, buena protección de cubierta, sistema de calefacción adecuado… podríamos conseguir una refrigeración que no requiere apoyos convencionales y, en época invernal, el consumo de calefacción se reduciría en torno a un 80%. Estos sistemas pueden suponer un sobrecoste de edificación no mayor del 10%, que será amortizado en menos de 7 años de uso de la vivienda.

¿Aún no estás convencido? Ponte en contacto con nosotros y te despejaremos todas las dudas que puedas tener.

Nuestra formación en este campo: